Avisar de contenido inadecuado

EL TRAFICANTE DE LINTERNAS

{
}

No hay vuelta que darle, la diferencia entre un reflector y una linterna es bien cuantitativa. Con el primero se puede alumbrar más cantidad de cosas que con la segunda. Los reflectores iluminan por ejemplo estadios, mientras que la luz de las linternas evitan que nos tropecemos en un campamento, por ejemplo, con una rama, la cual no tiene que estar muy lejos de nuestro campo de visión. Esto quiere decir que una linterna es más individual que un reflector, el cual apunta a la unidad, a lo masivo.

Individuos y unidad, he aquí una dicotomía a ser tenida en cuenta. Pasa lo siguiente, la sociedad, para su supervivencia, tiende a la unidad, es decir que esta última envuelve a lo individual. Entonces de tal manera, se van logrando pequeñas unidades que forman unidades mayores.

Entonces la sociedad va poniéndote en el camino reflectores que te iluminan con una luz particular a vos y al que tenés al lado, y al que está al lado del que tenés al lado también. Entonces esa luz particular de ese reflector te enlaza a vos con un montón de otros pibes, y esa luz funciona como un cartel en la frente que te clasifica de cierta manera por la cual todos te podemos identificar como un iluminado por aquel reflector o aquel otro, pasaste a formar parte de un grupo, ya no sos vos, sos uno más entre otros, tarde o temprano vas a tener un corte de pelo, una vestimenta, una forma de hablar y un montón de cosas más que te harán perteneciente a la luz de un reflector, vas a ser como una figurita de ese toco de repetidas que les cambiabas en la primaria a los de primer grado por una difícil.

Sin embargo surge una pregunta, ¿qué pasa con aquellos a los cuales los reflectores no alumbran? ¿Aquellos quienes se esconden en la oscuridad? ¿Aquellos que intentan mantener su individualidad? ¿Aquellos que no usan el mismo corte pelo o la misma remera? ¿Qué pasa con aquellos que, como vos, no son uno más entre el toco de figuritas repetidas, sino que son la figurita difícil o, mejor aún, aquellos que son el álbum?

Con ellos, y con vos, pasa que se desesperan, y te desesperás, porque buscan, y buscás, por todos lados una luz propia, una luz auténtica, una luz original, nada más y nada menos que tu propia luz. Mas la sociedad, en su afán de intentar reconocerte e identificarte con la máxima eficacia posible, se encarga de que este encuentro con tu luz propia no exista, que sea algo imposible.

Entonces estos tipos, y vos, sienten, y sentís, una desesperación increíble, una angustia imposible de terminar, pareciera que se va abriendo un camino que lleva, sin obstáculos, desde la oscuridad hasta la locura e, indefectiblemente, hacia la muerte.

Pero en el fondo hay algo que los reanima, y que te reanima, que les devuelve, y te devuelve, las esperanzas, ya que ellos saben, y vos sabés, que para todos los amantes de su autenticidad, de tu autenticidad, siempre existirá uno de nosotros, para vos siempre existirá en cada esquina un TRAFICANTE DE LINTERNAS.

{
}
{
}

Deja tu comentario EL TRAFICANTE DE LINTERNAS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre