Avisar de contenido inadecuado

Estupidez y consejos

{
}

La Universidad Nacional de Parque Camet ha difundido sus nuevos hallazgos científicos, donde el descubrimiento más destacado es aquel donde los hombres de batas blancas han establecido que existe una alta relación entre la cantidad de consejos que un sujeto emite y el grado de estupidez que esa persona presenta.

Según estos especialistas, por medio de instrumentos altamente confiables, se pudo establecer que cada vez que aumenta una de estas variables, por ejemplo la cantidad de consejos que se emiten, se produce un incremento en la otra, el grado de estupidez.

De este estudio, EL TRAFICANTE DE LINTERNAS desprende un consejo lógico: no siga ningún consejo, ya que nada útil puede conseguirse de los consejos de un estúpido. Siga este consejo dado por EL TRAFICANTE DE LINTERNAS y verá como su vida da un giro de 360 grados, y no de 180 grados como algunos estúpidos consejeros querrán hacerle creer.

{
}
{
}

Comentarios Estupidez y consejos

A los estúpidos les gusta hablar a toro pasado, cuando ya saben lo que ha ocurrido, es decir, que te hacen reflexiones, y quieren demostrarte las cosas de cuando te has equivocado para decirte lo que tenías que haber hecho, o te dan consejos de lo que no tenías que haber hecho una vez que han pasado las cosas, y ya conocen los hechos, pero no tienen en cuenta que cuando tuviste que tomar una decisión, lo hiciste con los datos que tenías en ese momento, y con el total desconocimiento de lo que iba a pasar en el futuro. Existe una fuerte relación entre la cantidad de consejos que un individuo emite y el grado de estupidez que esa persona presenta. Cada vez que aumenta la cantidad de consejos que dicen los estúpidos, se produce un incremento del grado de estupidez. Esto determina que no se puede hacer caso a ningún consejo, ya que nada útil puede conseguirse de los consejos de un estúpido. Porque no hacen más que especular con lo que hubiese pasado si hubiera cambiado tal cosa, y no hacen más que suposiciones y afirmaciones sin fundamento. Por eso mismo, les gusta mucho a los estúpidos hablar en condicional...

Todos somos muy listos a la hora de interpretar lo que ya ha pasado, pero en el presente la mayoría de los acontecimientos pasan delante de nuestras narices sin ni siquiera percatarnos de su verdadero sentido. Pero ante la duda del camino a tomar en la vida, entre varias posibilidades distintas, siempre hay que aceptar la decisión que tomemos y los resultados obtenidos por esa decisión, pensando siempre que no podía ser de otra manera distinta, lo hicimos con la información de que disponíamos. A veces una pequeña decisión nos puede cambiar la vida completamente. Porque de nada sirve de lamentarse a agua pasada, por eso hay que decidir y asumir lo que pase, y no perder el tiempo en lamentaciones y en frases condicionales, como hacen los estúpidos cuando dicen, si yo hubiera sabido, si yo hubiera conocido, si yo hubiera tenido, si yo hubiera sido, si yo... si yo... si yo... para imponer sus argumentos y razonamientos a los demás. O como me dice mi madre a veces para enfadarme, no te hubieras casado, así no te hubiera pasado lo que te ocurrió, si lo hubieras sabido lo que te ha pasado y adónde te ha llevado. O asimismo me dice, no hubieras cuidado de tu hijo discapacitado porque nadie te lo pidió, ahora no tienes derecho a compensación alguna por ello.

Es propio de la estupidez de la mayoría, el decirte lo que no tenías que haber hecho, sabiendo ya lo que ha pasado
. Es absurdo, porque las personas tomamos decisiones y elegimos, con lo que conocemos y tenemos en las manos en el momento que lo hacemos y a veces ni con eso. Porque en la vida somos nosotros los que en pocas ocasiones decidimos, sino que son las decisiones las que nos toman a nosotros, nos pasamos la existencia realizando actividades sin haber hecho una reflexión previa del por qué, ni tampoco hacemos una valoración ponderada ni un cálculo del cómo. Aunque demos la impresión de mucha seguridad de todo lo contrario, de que las decisiones se nos parecen, damos la imagen de que somos celosos en nuestras decisiones, que tenemos cierta autoridad sobre lo que pasa, y que siempre podenderamos los pros y los contras en todo. Pero no es así. Las normas mandan y hacemos lo que se espera que hagamos. Pese a que a veces las circunstancias nos obligan conscientemente a decidir sin tiempo de reflexionar, sin apenas información o con datos defectuosos, quizás la vida consiste en eso, en acertar por intuición sin estar indignado, la ira confunde. Pero luego después la vida es cruel cuando ya has llegado a comprender lo que realmente te pasó, cuando ves en realidad desde la perspectiva de la lejanía sin la involucración emocional de los hechos tal y como fue, cuando ya tienes la ocasión, el conocimiento y la certeza, y tienes que reprochar el mal que te han hecho, pero ya está fuera de lugar y de momento, y no puedes vengarte. De ahí la importancia de ver las cosas en su momento. Es de estúpidos, vengarse de cosas que nos pasaron en el pasado y no supimos o no tuvimos la inteligencia para poder haberlas visto en total profundidad. No se puede juzgar el pasado con los parámetros del presente, con la información del ahora, con el conocimiento y la sabiduría del momento, no es justo.

ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA
ARTURO KORTAZAR ARTURO KORTAZAR 21/07/2008 a las 15:22
OK. Coincido con vos. ¿pero quién no ha dado alguna vez un consejo? Lo cual nos podría hacer pensar en que la relación entre consejos y estupidez es algo meramente cualitativo.

Deja tu comentario Estupidez y consejos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre